Merari Lugo Ocaña , 1990.

Apropiándome del sentir de Chéjov: "La medicina es mi esposa legal; la literatura, mi amante."

Desde que sufro menos soy más desdichado. Quizá la dicha es como la espuma de la dolorosa marea de la vida, que cubre con una plenitud roja nuestras almas.
-Octavio Paz - Águila o sol (Antes de dormir, fragmento)

Operation Wednesday (1969) - Leonora Carrington

Operation Wednesday (1969) - Leonora Carrington

Caída está mi mano
y se mueve al andar
dibujando a un espectro
en la calle vacía

-Leopoldo María Panero 

Anthony Gormley - Spine

Anthony Gormley - Spine

Pero ahora en la oscuridad y sin que apareciera ningún resplandor y sin luces y sólo el viento y sólo el firme tiro de la vela sintió que quizás estaba ya muerto. Juntó las manos y percibió la sensación de las palmas. No estaban muertas y él podía causar el dolor de la vida sin más que abrirlas y cerrarlas. Se echó hacia atrás contra la popa y sabía que no estaba muerto. Sus hombros se lo decían.
-E. Hemingway - El viejo y el mar, pág. 97 

Lesley Oldaker - alone 

Lesley Oldaker - alone 

Desde mi regreso, todo sentimiento trae cada día su propia hambre y plantea pretensiones de reciprocidad que no satisfago. A mí no puede ya agarrarse nadie más. He sido aleccionado por el hambre y soy inalcanzable por humildad, no por orgullo.
-Herta Müller - Todo lo que tengo lo llevo conmigo (fragmento)

Meghan Howland - "Adrift"   
30” x 40” Oil on Canvas

Meghan Howland - "Adrift"   

30” x 40” Oil on Canvas

Cómo duele en la sombra desear cuerpos muertos.
-Leopoldo María Panero 

Daria Petrilli - Dual Nature   

Daria Petrilli - Dual Nature   

Nuestros nombres te son piedras y nuestras preguntas, un eco que no escuchas. Descubren la sal del mar cuando dicen que no eres la misma. Todo eso fue antes; antes de la enfermedad, antes del exilio. Al verte ahora, nadie creería que fuiste aquélla, pero ¿no es esa nuestra historia y la de todos?

- Claudia Hernández de Valle-Arizpe
Fragmento de “Todos los perros son azules”

 
Irene Alfaro - 
"Untitled"
Oil on Canvas90 cm x 80 cm, 2013

 

Irene Alfaro - 

"Untitled"

Oil on Canvas
90 cm x 80 cm, 2013

Piedra

Hoy desperté del otro lado del hospital. Amanecí desplazada al fondo. En el pasillo tenue y amarillento de urgencias, alguien me hablaba del dolor de vísceras huecas. Mi dolor era común, no me separaba del resto de los humanos. Ningún gesto facial lo decía por mí, ¿para qué dedicar un canto a la molestia? Mi enfermedad era obvia, la semiología clara y brillante como himen de recién nacida. Me han dicho que soporto bien, que el umbral de mi oscuridad es amplio, que yo decidía si debía internarme. 


Crío piedras porque la piedra es muda. Es muda, pero pesa. Se hunde, toca fondo y nadie la rescata porque ese es su lugar correspondiente. La piedra ha estado ahí desde la formación del mundo. La piedra me vio nacer. Adopta la forma que quiere el hombre, sin embargo, se empeña en  seguir apareciendo agreste, amorfa, capaz de herir la continuidad del cráneo. Yo la llevo por dentro, me conforma, justifica el nervio aferente, mi grito callado, mis pasos dentro de una batita blanca, mi desnudez interna. Acaso por la existencia de ésta, se volviese más fácil para mí explicar los motivos de mi dolor de mundo, de este cansancio crónico. Acaso pudiese purgar la tiniebla que me habita a través de la cavidad que obstruye.

Clare Elsaesser

Clare Elsaesser

Dos de noviembre

No quiero
que mis muertos descansen en paz
tienen la obligación
de estar presentes
vivientes en cada flor que me robo
a escondidas
al filo de la medianoche
cuando los vivos al borde del insomnio
juegan a los dados
y enhebran su amargura

Los conmino a estar presentes
en cada pensamiento que desvelo.

No quiero que los míos
se me olviden bajo la tierra
los que allí los acostaron
no resolvieron la eternidad.

No quiero
que a mis muertos me los hundan
me los ignoren
me los hagan olvidar
aquí o allá
en cualquier hemisferio

Los obligo a mis muertos
en su día.
Los descubro, los trasplanto
los desnudo
los llevo a la superficie
a flor de tierra
donde está esperándolos
el nido de la acústica.

Stella Díaz Varin